miércoles, 17 de febrero de 2010

"CONVERTÍOS Y CREED EL EVANGELIO"

El miércoles de Ceniza es el principio de la cuaresma. Con este nombre reconocen los cristianos el tiempo de preparación a la fiesta de la pascua, pues dura 40 días. La pascua es la celebramos más importante del cristianismo, en esta fiesta hacemos memoria durante tres días de la muerte y de la resurrección de Jesús. La cuaresma sólo se entiende en función de la pascua.

TIEMPO DE CAMBIO
En la celebración del miércoles de Ceniza se nos dice al tiempo de imponernos la ceniza:
"Conviértete y cree en el Evangelio". La cuaresma es pues, un tiempo de conversión. Convertirse significa "volver", "cambiar", "enderezar el camino" "renovarse". Lo que pasa es que hoy en día, somos un poco autosuficientes y vivimos olvidados de Dios. El hombre de hoy, y sobre todo, el joven y el adolescente, confía demasiado en las propias fuerzas y, a veces, se cierra a la fe. El hombre de hoy piensa que la cuaresma es para los "carrozas" y los "carcas", "ya no se estila".
El cambio que queremos, según la terminología de san Pablo es el paso del "hombre viejo" al "hombre nuevo":
• "Hombre-mujer viej@" es el que vive de espaldas a Cristo y a su Evangelio.
• "Hombre-mujer nuev@" es el que sigue a Jesús y vive según el Evangelio.

SE TRATA DE CAMBIAR EL CORAZÓN
El Miércoles de Ceniza es día de ayuno y abstinencia. Los Viernes de Cuaresma son días de abstinencia. Ayunar por ayunar no tiene sentido y no hace a la gente mejor... Sobre todo en un mundo en que muchos ayunan, no porque es Cuaresma, sino porque no tienen qué comer. El ayuno y la abstinencia son "signos de conversión (de cambio)" no son "la conversión".
El ayuno es signo de que tú:
• quieres ayunar de: malas acciones, pensamientos…de todo aquello que no te ayuda a ser más persona, y no ayuda a construir un mundo diferente...
• te solidarizas con los hambrientos, con aquellos que por fuerza tienen que ayunar. Lo ideal es que aquello que no gastes en la comida ese día lo compartas con los más
necesitados.
• reconoces que el ser humano necesita algo más que pan para vivir o sobrevivir, algo espiritual y trascendente. Lo que en la tradición se conoce como: “No sólo de pan vive el hombre sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios”. El ser humano necesita dar sentido a su existencia, no sólo sobrevivir.
• frenas el consumismo por un día
No lo olvidemos: lo importante en todo esto es cambiar el corazón