sábado, 3 de febrero de 2018

Contemplando


Para contemplar un paisaje en tu totalidad es necesario estar lejos de él... tomar un buen ángulo desde el que podamos mirar el espacio abierto con su grandeza y plenitud.
Para analizar una realidad concreta también es necesario, a veces, tomar distancia... guardar silencio y dejar que dicha realidad nos hable.
Si estoy dentro del río solo veré agua, pero si estoy fuera y observo su caudal, el mismo río me hablará de forma diferente.
Por eso, arriésgate a mirar la vida desde diferentes ángulos, cada uno de ellos te dará una respuesta concreta para seguir viviendo desde lo que crees y vives.
No te lances absurdamente al vacío sin ser consciente de lo que la vida te va diciendo a cada paso del camino.
¡Vive!

viernes, 2 de febrero de 2018

Cargas pesadas


Cuando sientas que la vida te plantea situaciones con las que crees que no puedes cargar... recuerda a aquellos que tienen cargas aún más pesadas que las tuyas.
Siempre habrá alguien, cerca o lejos de ti, que tenga razones más dolororas y sufrientes.
A veces hacemos de un granito de arena una gran roca imposible de transportar... otras veces esa roca (real) hace que nos paralicemos y dejemos de caminar... pero lo importante es que busquemos los medios a nuestro alcance para llevar con elegancia y madurez aquellas cargas con las que creemos  que no podemos.
Si no puedes tú solo con su peso ¡busca ayuda! ¡abre tu corazón a quien pueda ayudarte a llevar la carga! y... sobre todo, confía en que por encima de tus fuerzas siempre está Dios empujando, apoyando y ayudándote a hacer que esa gran roca se vaya desintegrando con el poder del Amor.

jueves, 1 de febrero de 2018

Espinas del corazón


Las espinas del corazón no son otra cosa que los momentos difíciles de nuestra vida.
A veces, amar algo o a alguien supone para nosotros  pequeños o grandes sufrimientos que nos afectan en lo más profundo del corazón.
Esas espinas puede que tengan un sentido. Puede que su razón de ser sea purificar nuestro corazón, de la misma manera que las espinas de los cactus sirven para luchar contra la deshidratación y defenderse de los animales.
Nuestras espinas, las que van surgiendo en la vida, a veces nos las creamos nosotros mismos para defendernos de los daños que los "otros" puedan hacernos, otras veces es la vida misma la que nos las crea.
Es importante conocer el origen de esas espinas, saber el por qué existen para así conseguir que su aguijón no nos hieran a nosotros mismos ni a los que se acercan a nosotros.
¡Que las espinas no nos impidan ser lo que queremos ser!

miércoles, 31 de enero de 2018

Metas difíciles


Los demás pueden pensar que es inútil mi esfuerzo por alcanzar un objetivo a sus ojos "absurdo", pero si para mí ese objetivo es importante debo luchar por lograrlo piensen los otros lo que piensen.
Es bastante improbable que mis objetivos coincidan con las prioridades de los demás, pero no por eso debo abandonar y no esforzarnos por aquello en lo que creemos.
Cuando lucho por lo que creo la contrariedad se presenta disfrazada de oportunidad.
Cuando me esmero en conseguir algo que para mí es importante crezco en la capacidad de esfuerzo aunque eso a veces suponga que el corazón vierta lágrimas de impotencia.
Cuando los demás miran mis "triunfos" con recelo y falsas miradas no es a mí a quien dañan sino a ellos mismos por negarse la posibilidad de agradecer y amar de verdad.
Cuando lo absurdo e imposible se hace "posible" nuestra vida muestra desde los actos que nada se puede dar por supuesto.
Cuando en esas "metas difíciles" Dios es el centro de la existencia nada ni nadie debe romper la ilusión de alcanzarlas.

martes, 30 de enero de 2018

En la cuerda floja

Hay momentos en la vida en los que podemos sentirnos en una cuerda floja.
Son aquellos momentos en los que nuestra estabilidad se trunca, en los que podemos sentir 
que todo se derrumba a nuestro paso, en los que no vemos soluciones a problemas cotidianos 
o no tan cotidianos.
En esos momentos el suelo se convierte en una cuerda en la que tenemos que hacer 
equilibrios para no caer.
Pero, lo peor de todo sería no tener siquiera esa cuerda y caer al vacío.
Al fin y al cabo la cuerda nos mantiene en pie, nos da una oportunidad para afrontar 
esas situaciones, nos marca una línea y un camino a seguir que, 
con nuestro equilibrio, nos ofrece la oportunidad de llegar a la meta que nos marca.
Miremos esa cuerda como "oportunidad" para caminar, 
para sentir la fortaleza interior que todos albergamos dentro y para, 
con humildad, sentirnos vulnerables y necesitados de los otros.
Contemplemos esa cuerda con expresión esperanzadora, alentadora y emprendedora.

La cuerda nos llevará a buen fin si conseguimos superarla.

lunes, 29 de enero de 2018

Las apariencias engañan



Cuando decimos que "las apariencias engañan" queremos expresar que algo o alguien 
que pensábamos que era de una manera nos sorprende 
mostrándonos algo que no esperábamos.
Nuestro pensamiento se forma una imagen por lo que vemos a primera vista y,
 a partir de ahí, nuestras actitudes se enfocan bajo el filtro de esa apariencia.
El aspecto externo de las personas no muestra lo que son por dentro, 
aunque a veces nos da pistas.
Con frecuencia etiquetamos a las personas sin conocerlas realmente, 
sólo nos fijamos en lo que nuestros ojos nos transmiten 
y no pasamos de lo puramente superficial.
Jesucristo fue un hombre moreno, judío, con barba y pelo largo,
 lleno del polvo de los caminos, de clase humilde, 
criticado por hacerse llamar "rey de los judíos", amigo de prostitutas y ladrones,
 nacido en un establo, carpintero... sin embargo... su mensaje, su vida y su palabra
 lleva 2000 años movilizando al mundo.
¿No creéis que la apariencias realmente engañan? 

¡Vivamos con ojos de afecto que miran más allá de lo que ven!

domingo, 28 de enero de 2018

Los huracanes

Los huracanes arrancan a su paso con todo lo que encuentran,
 sin piedad, sin preguntas ni contemplaciones.
Hay momentos en nuestra vida en los que se cruzan ante nosotros
huracanes que no podemos controlar...
Son aquellos momentos en los que en nuestro interior todo se revuelve,
perdemos la estabilidad, nos bloqueamos sin saber muy bien dónde
encontrar solución para lo que se nos ha venido encima.
Ante un huracán solo hay dos posturas: enfrentarlo escondernos en la guarida hasta que pase.
Las dos soluciones pueden ser buenas dependiendo de la actitud interna que tengamos para ello.
Si nos enfrentamos a él tenemos que armarnos de fuerza interior, 
de esa fuerza que sólo puede dar Dios y, desde ahí, 
desafiar al viento impetuoso vociferándole que no va a poder con nosotros 
porque nuestra fuerza es más grande que cualquier cosa que se nos pueda presentar en la vida.
Si nos escondemos hasta que pase no nos arriesgaremos a perecer en el intento de superarlo,
 reconoceremos nuestra debilidad, y en la oscuridad de nuestra alma, 
esperaremos pacientemente con la seguridad de que Dios está con nosotros.

El huracán puede destrozar todo... pero hay algo que nunca, nunca... 
nunca.... podrá destrozar: Nuestra capacidad de volver a empezar.

sábado, 27 de enero de 2018

Hacer lo correcto


Hacer lo que es correcto, aunque los demás no lo hagan.
Decir “no” cuando otros están tratando de que hagas algo
que sabes que no debes hacer.
Decir la verdad y aceptar las consecuencias.
Mirar a los ojos a quien no te acepta.
Levantarte cada día con la decisión de volver a empezar en aquello en lo que fracasaste.
Caminar por la vida con la cabeza alta a pesar de que el mundo se ponga en tu contra.
Pedir ayuda cuando te sientes solo o con dificultad de enfrentarte a determinadas cosas.
Disculpar a aquellos que te han hecho daño.
Decir "sí" a pesar de que todos estén diciendo "no".
Rezar y ponerte en manos de Dios.
Mirar la vida con optimismo a pesar de los problemas cotidianos.
Defender algo en lo que crees, aunque pueda significar el rechazo,
 el ridículo o incluso un daño físico/psicológico.
Defender a alguien a quien se considera impopular.
Vivir tu fe con todo tu corazón, tu mente, tu alma, y tu fuerza,

sin importar lo que los demás piensen.

viernes, 26 de enero de 2018

Ten valor

Ten el valor para subir la montaña de la vida,
ten el valor para perder el miedo, ese que no te deja ver
que una vez arriba sabrás lo grande que puedes ser.
Te vas a sorprender, cuando mires hacia abajo.,
y veas el camino recorrido, tu lucha por conseguir tus sueños, 
¿recuerdas aquellos instantes en los que miraste a la montaña tan grande
y que las ocasiones en que dudaste poder alcanzar la cumbre?
Ten el valor para no renunciar a subir por la montaña de la vida
 porque lo que siembras en esa tierra, es lo que levantas en tu cosecha...
Ten el valor para llegar a la cima, sé valiente para salir adelante,
y una vez que hayas llegado, la meta te sabrá a gloria,
porque tu eres quien hace de su cuesta lo difícil o lo sencillo…
Ten el valor de subir por esa montaña, arriésgate,
y aunque a veces sientas miedo... aférrate... y ten valor,
ese valor que solo los triunfadores pueden obtener...
Y la vida misma te hará comprender que con valor y fe, 
todo lo que tu quieras lo podrás emprender.
No olvides que la montaña de la vida está siempre a tus pies…

tan solo ten el valor…

jueves, 25 de enero de 2018

El valor de cada instante

¿Que pasaría si valoraras cada instante de tu vida, que pasaría si cada uno de estos instantes los usaras para solamente contar tus bendiciones, buscar soluciones? cada instante de tu vida vale, porque tu vales mucho, más de lo que te puedas imaginar.
Muchas veces nos encontramos preocupándonos por cosas innecesarias, nos dejamos llevar por la tristeza de perder a algo o alguien que queremos. Alguien me dijo que se encontraba triste y desanimado... entonces le pregunte: ¿vas a continuar usando tu tiempo para sentirte de esa manera o vas a utilizar tu tiempo buscando la forma para sentirte mejor? 
Si empleas tu tiempo para buscar la forma de liberarte de las tristezas y los desánimos de una forma sana y constructiva,
entonces estarás valorando cada instante de tu vida.