domingo, 31 de mayo de 2009

jueves, 28 de mayo de 2009

María, Madre


Como Madre la invocamos los hombres y así nos gusta llamarla.
Sentimos su cariño y su ternura, y en ella depositamos nuestra confianza.
Es Madre, Madre de Jesús, madre porque acepta a Dios en su vida y porque el Espíritu santo hace fecunda su disponibilidad. Madre nuestra porque sentimos a Jesús tan cercano, tan nuestro, tan hermano, tan amigo. Pero especialmente es Madre de los más débiles, de los tristes, de los crucificados por el dolor y la enfermedad.

ORACION
¡Madre! Hermoso nombre.
Madre del amor y de la esperanza.
Madre de la alegría y del perdón.
Madre del nacimiento y de la muerte.
Madre del dolor y de la resurrección.
Madre de los jóvenes y de los pobres.
Madre de todas las madres.
Ruega por tus hijos. Ruega por nosotros.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores
ahora y en la hora de nuestra muerte.

Madre

miércoles, 27 de mayo de 2009

María Madre


María:
Hoy te queremos invocar con el nombre más bonito;
queremos llamarte MADRE.

Queremos pedirte que estés cerca de nosotros.
Que cuides nuestro crecimiento como cuidaste el de Jesús.

Queremos acordarnos de ti y sentirte cerca
en nuestros momentos difíciles;
Y también, en los momentos fáciles y gozosos.

Ojalá sepamos quererte como te quería Jesús.
Ojalá sepamos imitarte en decirle sí a Dios.
Ojalá elijamos en todo momento lo que es bueno y sincero, como elegiste tú.

¡Santa María Madre de Jesús y Madre Nuestra,
Ruega por nosotros!

Canto de María

martes, 26 de mayo de 2009

lunes, 25 de mayo de 2009

Pentecostés

Queda poco tiempo "... recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre nosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines de la tierra". (Hechos 1, 8)

Dios te salve María

Madre amable


Virgen María,
cuando lo pensamos, nos encanta la amabilidad.
Pero a la hora de la práctica
tenemos mucho peligro de ser envidiosos,
de ser picajosos,,
de decir palabras que ofenden,
y de pensar en nosotros mismos sin mirar hacía los demás.

Madre nuestra,
danos una voluntad fuerte para dominar nuestra lengua.
Danos un corazón grande donde quepan todos los compañeros.
Danos unos ojos listos para mirar por aquellos que nos necesitan.,

¡Madre amable, ruega por nosotros pecadores!

domingo, 24 de mayo de 2009

Tu Sí María

María agradecida


María,
Ayúdanos a darnos cuenta de las maravillas
que Dios va haciendo en nosotros:
la vida, la familia, los amigos...

Ayúdanos a admirarnos con sencilles de lo bueno de cada día
y a ser sencillamente agradecidos.

Que no nos pueda el orgullo de ser más que los demás,
sino que sintamos el deber de poner lo que tenemos
al servicio de los demás.

Ójala aprendamos que 'amor con amor se paga',
y hagamos de nuestra vida un acto de servicio a Dios y a los demás.

¡Santa María, mujer agradecida, ruega por nosotros!

La Ascensión del Señor

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

ESCUCHALO EN MP3 AQUÍ: DOMINGO 24 MAYO 2009

Evangelio del domingo 24 de mayo de 2009

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: – «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.» Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban. Mc 16,15-20.


Evangelio Comentado por:
JOSÉ ANTONIO PAGOLA

Mc 16, 15-20 (la ascensión)

CONFIANZA Y RESPONSABILIDAD

Al evangelio original de Marcos se le añadió en algún momento un apéndice donde se recoge este mandato final de Jesús: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación».

El Evangelio no ha de quedar en el interior del pequeño grupo de sus discípulos. Han de salir y desplazarse para alcanzar al «mundo entero» y llevar la Buena Noticia a todas las gentes, a «toda la creación».

Sin duda, estas palabras eran escuchadas con entusiasmo cuando los cristianos estaban en plena expansión y sus comunidades se multiplicaban por todo el Imperio, pero ¿cómo escucharlas hoy cuando nos vemos impotentes para retener a quienes abandonan nuestras iglesias porque no sienten ya necesidad de nuestra religión?

Lo primero es vivir desde la confianza absoluta en la acción de Dios. Nos lo ha enseñado Jesús. Dios sigue trabajando con amor infinito el corazón y la conciencia de todos sus hijos e hijas, aunque nosotros los consideremos «ovejas perdidas». Dios no está bloqueado por ninguna crisis.

No está esperando a que desde la Iglesia pongamos en marcha nuestros planes de restauración o nuestros proyectos de innovación. Él sigue actuando en la Iglesia y fuera de la Iglesia. Nadie vive abandonado por Dios, aunque no haya oído nunca hablar del Evangelio de Jesús.

Pero todo esto no nos dispensa de nuestra responsabilidad. Hemos de empezar a hacernos nuevas preguntas:

¿Por qué caminos anda buscando Dios a los hombres y mujeres de la cultura moderna? ¿Cómo quiere hacer presente al hombre y a la mujer de nuestros días la Buena Noticia de Jesús?

Hemos de preguntarnos todavía algo más:

¿Qué llamadas nos está haciendo Dios para transformar nuestra forma tradicional de pensar, expresar, celebrar y encarnar la fe cristiana de manera que propiciemos la acción de Dios en el interior de la cultura moderna?

¿No corremos el riesgo de convertirnos, con nuestra inercia e inmovilismo, en freno y obstáculo cultural para que el Evangelio se encarne en la sociedad contemporánea?

Nadie sabe cómo será la fe cristiana en el mundo nuevo que está emergiendo, pero, difícilmente será «clonación» del pasado. El Evangelio tiene fuerza para inaugurar un cristianismo nuevo.

sábado, 23 de mayo de 2009

María trabajadora


María, en la oración de hoy
te pedimos por nuestro modo de trabajar.
Enseñanos lo que tú practicabas:
a poner cariño y cuidado en lo que hacemos.
Que a través de los años aprendamos a ser responsables.
Que pensemos que trabajando colaboramos con la sociedad y colaboramos con Dios para cuidar el mundo.
Que nos esforcemos por consegir lo que está bien hecho.
Porque el servicio y el amor es lo que demuestra a los otros que ellos nos importan.
¡Santa María, Madre de Dios y Madre nuestra,
que pongamos amor en nuestro trabajo!

Madre de los hijos pobres

viernes, 22 de mayo de 2009

Dios te salve María

La oración de María


Orad sin cesar, nos dice San Pablo. Necesitamos dejar al Espíritu que ore en nosotros.
María vive en oración. Vive en diálogo con su Dios y con su Hijo; ora dialogando con Jesús sobre su vida familiar, sobre el trabajo que realiza, o sobre pequeñas confidencias de cada día. María ora de muchas maneras: contempla y admira a su Hijo amado, bendice y agradece por ser la elegida de Dios, intercede y pide por las necesidades del hombre, canta, sufre y salta de gozo en su Salvador: María ora en soledad y en compañía, ora cuando la visita el ángel, cuando sirve a Isabel, cuando el Niño va creciendo, cuando está en una fiesta, o cuando permanece valientemente, de pie junto a la cruz.

ORACIÓN
María de la oración,Virgen contemplativa y amorosa.En el gozo de tu Dios, intercede por nosotros.Háblale de nuestra vida, de nuestros hermanos, de nuestra esperanza.Dile que somos débiles pero que a El le pedimos nuestra fuerza.Enséñanos a orar y a escucharle atentamente.María, Virgen orante, ruega por nosotros.

jueves, 21 de mayo de 2009

María comprensiva


María: mujer de nuestro mundo,
Madre de todos los hombres.
Venimos a ti
para pedirte que enjugues nuestras lágrimas,
que des fuerza nuestros pies cansados,
que nos muestres el camino en nuestro destierro,
que nos des la paz,que nos lleves a Jesús,
tu Hijo y nuestro hermano,
que acompañes nuestro caminar,
que seas la vida para nuestras vidas muertas,
que pongas dulzura en nuestros tragos amargos,
que des esperanzas a nuestra búsqueda,
que nos reconfortes en nuestra sed.
Tú que sabes nuestra penas,
danos fuerza en el dolor.
Tú que conoces nuestras inquietudes,
danos el bálsamo de la paz.María,
que cuando estemos ciegos,
busquemos la luzy no nos quedemos en la oscuridad.
Madre, en los momentos duros, ruega a Dios por nosotros.

Acuérdate María

miércoles, 20 de mayo de 2009

martes, 19 de mayo de 2009

lunes, 18 de mayo de 2009

Madre, enseñanos a amar

María, mujer


María: Tú has sido escogida por Dios.
Él te ha regalado sus dones y tú te has hecho su esclava
Reconociste lo poco que eras, según tu mirar,y Él te hizo la llena de gracia, la bendita entre todas las mujeres.
Dios te hizo su Madre y tú has vivido tu vida con sencillez, sin mayor importancia desarrollando plenamente tu vida humana.
Te pedimos, Madre, que vayamos por la ida reconociendo la mano de Dios dándole las gracias por todo lo que nos regala; saltando de gozo por lo mucho que nos ama.
Madre, danos ojos para descubrir las maravillas que Dios va realizando en nuestras vidas.

domingo, 17 de mayo de 2009

Esperando con María

María, madre de la esperanza

Un dicho popular nos dice: “La esperanza es lo último que se pierde”. Esperar significa tener la certeza de que la promesa se convertirá en realidad.

El cristiano espera muchas cosas: las promesas de Cristo, el reino de Dios, el rejuvenecimiento de este mundo...

La figura de María da una pincelada a nuestra esperanza, una forma nueva de esperar, la única posible.

María con su vida, con su esperar, nos enseña a mantener firme el ritmo de nuestra esperanza, aunque a nuestro lado todo sea desánimo.

Nuestra esperanza, como la de María, tendrá sentido pleno, si la cargamos de amor, mucho amor. Esta es la pincelada nueva de la esperanza, que hará cambiar su imagen.


Oración

María:
ayuda nuestro caminar incierto,
llena nuestro corazón de amor
que nos haga vivir las realidades de la vida
a tope y sin engaños,
para poner inquietud de amaneceres nuevos en los hombres
sembrando inquietudes.
Que no perdamos
el ritmo de nuestro estilo de cristianos;
que sostenidos y alimentados por la esperanza
caminemos con júbilo hacia Dios.
Estamos llamados a grandes empresas
y éstas se han gestado en la esperanza.
Que no seamos impacientes,
que mantengamos el ritmo de nuestro esperar.


Madre, mantén el ritmo de nuestra espera.

sábado, 16 de mayo de 2009

Acompañame, María

María, estrella del mar

A lo largo de la vida de la Iglesia ha sido una de las imágenes más sugerentes para el pueblo creyente.

En el mar de la vida, la estrella de María nos marca el sendero hacia Dios. Si damos con la estrella daremos con el rumbo a seguir. Si encontramos el camino habremos conseguido la paz que produce el sentirse seguros.

María es la paz en nuestra intranquilidad.

María es luz para nuestra ceguera.

María es libertad que nos ayuda a salir de nuestro mal actuar.

María es nuestra madre, la madre de todos los hombres: ella nos lleva hasta Dios, es camino obligado hacia Él.

María es la estrella que permanece aunque la bruma y la tormenta la hagan desaparecer momentáneamente.

María es la polar que nos lleva a buen puerto.

Oración
María:
en nuestra vida vamos desorientados,
necesitamos alguien
que nos marque el camino a seguir.
Hay muchas cosas
que no nos dejan ver el camino.
Hay cadenas que nos oprimen
y no nos dejan avanzar.
Hay ilusiones que enturbian nuestro corazón
y nos quitan la paz.
Venimos a pedirte que nos ayudes,
que seas para nosotros
estrella que nos guíe en la noche,
luz para nuestros ojos cargados de sueño,
libertad que rompa nuestras cadenas,
paz que dé tranquilidad a nuestra vida.
Que no equivoquemos el camino,
que vayamos por el camino bueno
hasta Dios, hasta Jesús.
Que a pesar de las tormentas y nubarrones
no perdamos el rumbo,
que nos guiemos por tu luz.

Madre, ilumina nuestro caminar.

viernes, 15 de mayo de 2009

Buscando al Hijo

María, llena de fe

Una de las dimensiones más admirables de María es sin duda su fe, creyendo sin dudar en Dios.

Esta fe le va a traer grandes y duras consecuencias: será la Madre del Redentor, nuestra Madre, la exigencia de Dios estará a su puerta continuamente pidiendo algo más, conocerá el dolor de forma cruel...Pero ella sobre todo y a pesar de todo cree.

Somos peregrinos de la fe. Vamos buscando a Dios y sólo lo encontraremos si cerramos nuestros ojos y nos dejamos guiar por la mano de María: puerta de Dios, faro en el mar, llena de Dios, santa María...

Ella que no conoció la caída, nos ayuda a mantener nuestros pasos firmes para no caer de bruces en el barro.

María levanta su antorcha de la fe para alumbrar al pueblo caminante, peregrino y vacilante. Ella da seguridad a sus pasos.

Oración

María:
Hemos contemplado tu figura
repleta de fe y seguridad en Dios.
Ante nuestros ojos
se levanta un mundo inseguro
y lleno de vacilaciones.
Y la duda nos envuelve,
y no sabemos cómo actuar.
Por eso venimos a ti,
para que nos des la seguridad,
para que llenes nuestra vida de fe,
de fe en las cosas que merezcan la pena,
dejando en la cuneta
los valores pasajeros y faltos de autenticidad.
Que la fe que recibimos en el bautismo,
brille en nuestra vida.
María modelo de fe en Dios,
guíanos por el verdadero camino hacia Él.

Madre, ayúdanos a creer.

jueves, 14 de mayo de 2009

María porque te amo

María, señora del sí


En la vida de María, también Dios se acercó a ella y le pidió algo. Ella, como nosotros, se puso colorada pues no acertaba a comprender este gesto de Dios.

A pesar de ello se da cuenta de que Dios necesita de su persona para realizar algo grande.

Se reconoce poca cosa, pero se entrega total e incondicionalmente a lo que Dios quiera de ella.

Y al “sí” de María se produce algo maravilloso: el hombre que hasta entonces vivía arrastrado, encuentra la vida, la liberación.

Dios quiere de ese modo hacer que el hombre sea el auténtico protagonista de su propia salvación: la salvación del hombre se hará realidad gracias al “sí” de una mujer.

La vida del hombre comenzaba a abrirse camino, la esperanza de la salvación se empezaba a convertir en realidad gracias a que María dijo que sí.

Oración

María:
muchas veces en nuestra vida
hemos sentido la exigencia de Dios:
unas veces, grandes cosas,
otras, pequeños detalles casi sin importancia.
Y también unas veces le hemos dicho que sí
y otras que...no.
Por eso pedimos que a tu ejemplo
tengamos siempre preparado a Dios
nuestro SI, grande y generoso,
que no dudemos.
Que abramos nuestro corazón
a la exigencia de Dios.
Que nunca digamos a Dios que no.

Madre, enséñanos a decir que sí.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Madre del cielo

María, alegre

En el momento de la muerte de Jesús, la figura de la Virgen, queda oscura y apagada por la tristeza que envuelve el ambiente.

María vivió momentos duros, de tristeza, de soledad, en los que se agarró a su “Hágase...”, ya lejano, pero renovado día a día por su fidelidad.

Su corazón estaba roto, como el de cualquier madre a quien le arrebatan a su hijo, pero rebosaba esperanza y una esperanza cargada de alegría: Jesús resucitará.

María es ejemplo de verdadera alegría. Alegría que se manifiesta hasta en los momentos más difíciles y que va más allá de la risa y la carcajada.

Ella a lo largo de su vida, proclamará la grandeza de su vida, inventará su himno de la alegría. Alegría porque Jesús resucitó; porque nosotros hemos vuelto a hacer; porque somos sus hijos y hermanos de Jesús.

Oración

María:
en los momentos tristes de nuestra vida,
venga a nosotros el recuerdo
de tus sufrimientos junto a Jesús.
Haznos comprender
que no podemos llegar a la verdadera alegría,
sin estar pulidos por el sufrimiento.
Que tengamos siempre alegría,
que caminemos buscando la verdadera felicidad;
que los momentos difíciles
no enturbien nuestro caminar
sino que nos llenen de esperanza
para que nuestra vida sea un continuo “aleluya”
aún en medio de las penas.

Madre, llena nuestra vida de alegría.

martes, 12 de mayo de 2009

María, Mírame

María, trabajadora



En nuestra vida, el trabajo es importante; de ahí el que debamos saber la actitud a tener en cuenta.

Observemos la figura de María en su trabajo diario del hogar: barrer, cocinar, fregar los suelos, lavar la ropa...

Más que lo que hacía es cómo lo hacía: todo respiraba amor porque era consciente de que el amor que tenía a los suyos, se lo debía manifestar sirviéndoles.

María es pues, la mujer trabajadora, llena de callos en las manos por el trabajo del hogar, pero también llena de ternura, amor y fe.

María es la mujer enriquecida por Dios pero llena de humildad; es la llena de gracia pero servidora de los demás.

Que el ejemplo de María nos estimule a hacer de nuestro amor a los demás algo que les sea útil, algo que les demuestre que les amamos.

Oración

María:
venimos a ti para ofrecerte nuestro trabajo.
El trabajo que nos cansa y nos aburre;
este trabajo monótono y pesado.
Te lo ofrecemos
precisamente porque nos cuesta,
conscientes de que merece la pena.
Te pedimos que nos ayudes
a trabajar como tú,
a no tener miedo a lo difícil,
a poner amor en todo lo que hacemos,
a dejar algo de nosotros
en cada cosa que realizamos.
Que el amor envuelva
todo lo que hacemos.

Madre, que pongamos amor en nuestro trabajo

lunes, 11 de mayo de 2009

María, la mujer



Muchas veces nos ha venido este interrogante: pero bueno, ¿quién es María?

Y la respuesta la vamos encontrando en la historia, en los hombres, en ...

Contemplamos a María como tema de bellos poemas que las plumas de los poetas han escrito; María ha inspirado sentidas melodías en el arte creador de los músicos de todos los tiempos; María se ha hecho más nuestra por la sencillez de los pintores que han grabado su imagen en los lienzos.

María es invocada por todos: ricos, pobres, sabios e ignorantes, buenos, pecadores...

Y vemos que María es sencillamente la mujer en quien Dios obró maravillas. Ella nos lo dijo: “la esclava del Señor”, pero precisamente por querer ser poca cosa, Dios la engrandeció entre todas las mujeres.

María es la mujer que Dios se escogió para que fuera su Madre y dárnosla a nosotros también.

Oración

María:
tú has sido escogida por Dios,
te ha regalado grandes cosas,
y tú te has hecho su esclava.
Reconociste lo poco que eras,
según tu mirar,
y Él te hizo la llena de gracia,
la bendita entre todas las mujeres.
Dios te hizo su madre
y tú has vivido tu vida
con sencillez, sin mayor importancia,
desarrollando plenamente tu vida humana.
Te pedimos, Madre,
que vayamos por la vida
reconociendo la mano de Dios;
dándole las gracias por todo lo que nos regala;
saltando de gozo por lo mucho que nos ama.

Madre, danos ojos para ver las maravillas de Dios

Hoy te quiero cantar

domingo, 10 de mayo de 2009

María, mediadora


Madre:
Acepta la ofrenda de mi vida...
Mi vida como una flauta,
está llena de agujeros...
pero tómala en tus manos de Madre.
Que tu música pase a través de mí
y llegue hasta mis hermanos, los hombres;
que sea para ellos alegría sencilla de sus pies cansados
y ritmo y melodía que acompañe su caminar.
Amén

Dichosa Tú, que has creido

sábado, 9 de mayo de 2009

viernes, 8 de mayo de 2009

María, música de Dios

María, mujer del "sí"


Virgen María:
Eres feliz porque creíste que para Dios
nada hay imposible.
Que nuestra fe se parezca a la tuya.
Dijiste un “sí” que llenó toda tu vida,
y confiaste de verdad en la Palabra del Señor:
que aceptemos siempre lo que El nos pida.
Viviste unida a Jesús, fuiste pobre y sufriste con El;
Ayúdanos a superarnos en la dificultad.
Amaste a Jesús como nadie le amó:
por eso estás ahora tan cerca de El;
que su amor abarque toda nuestra vida.
Estuviste con El al pie de la Cruz,
y El te hizo Madre nuestra:
concédenos ser vivir cada día más unidos a Jesús.
Amén.

jueves, 7 de mayo de 2009

María de la juventud


Bendita eres. María, joven de alegre primavera;
Eres la nueva criatura según el plan original de Dios,
reflejo suyo, rotunda plenitud del bien;
Virgen limpia para ser la Madre de Dios.
Bendita eres, María;
joven entregada la Gran Amor que te reclama
y colma tus anhelos
mujer que acoge a todos los hombres,
paraíso de ternura con el corazón a punto cada mañana.
María: Madre de toda juventud:
Haz nuestros los valores e ideales
que en Ti fueron alas para llegar a Dios.
Queremos sentirnos contentos cogidos de tu mano,
igual que se siente un niño en las manos de su madre.
Amén.

Ave Mª

miércoles, 6 de mayo de 2009

martes, 5 de mayo de 2009

Con flores a María

Mujer de fe


Virgen Madre de Dios:
Enséñanos a creer como Tú has creído.
Haz que nuestra fe en Dios, en Cristo y en
la Iglesia sea siempre serena y valiente.
Enséñanos a amar como amaste Tú:
Haz que nuestro amor a los demás sea
siempre paciente y respetuoso.
Haz que nuestra alegría sea auténtica y plena,
para poder comunicarla a todos.
Amén.

lunes, 4 de mayo de 2009

María, Mujer de paz


Madre:
Hoy queremos dar gracias a Dios por los hombres que trabajan en paz
y por los que construyen un mundo más feliz.
Sin embargo, sabemos que hay hambre en el mundo,
que hay guerras, ... niños, hombres y mujeres que sufren.
Pero también los hay que se sacrifican por ellos y los atienden, que luchan contra el mal e infunden amor y esperanza en los débiles.
Madre:
Sabemos que cuando se ama de verdad, el sufrimiento es menos pesado de llevar, las injusticias retroceden y las rencillas se apagan.
Enséñanos a amar, a luchar y a sonreír para que llegue a nosotros la paz y la amistad, para que florezca la esperanza en el corazón de todos y de cada uno. Amén